Mediante previa planificación metodológica de las actividades que se realizarán durante el año calendario (marzo a diciembre), a propuesta y aprobación del Directorio. En febrero hay un receso, minimizándose el quehacer en enero.